Rixo historiador: periodista y divulgador

La producción periodística tiene especial importancia dentro del conjunto de su obra. Sus artículos en la prensa isleña son muy abundantes en el período 1839-1868. Las primeras contribuciones aparecen en El Conservador y El Isleño de Santa Cruz de Tenerife, y están firmadas con el seudónimo «El Guanche Tabengor», que más tarde cambia por el de «A. de Taoro» en sus trabajos publicados en El Teide y Daguerrotipo. Álvarez Rixo utiliza seudónimos porque está «persuadido por experiencia que los moradores de los pueblos cortos pierden la ilusión y buena voluntad desoyendo las ideas útiles desde que perciben las suministra uno de sus mismos modestos conciudadanos», aunque en contribuciones posteriores a 1850 –mayoritariamente en el tinerfeño Eco del Comercio y en El Time palmero– suele figurar su nombre de modo completo o con siglas.

La prensa tiene para Álvarez Rixo notables ventajas: es un medio rápido de comunicación social que llega a numerosos destinatarios, y al que se puede confiar una obra en la seguridad de que quedará preservada, al contrario de lo que ocurre con el trabajo manuscrito. Y, así, en la introducción de su Cuadro histórico de las Islas Canarias, reconoce que comenzó a publicar en el periódico Daguerrotipo la relación de acontecimientos en Gran Canaria “considerando que diseminada ya dicha relación por todas las Islas por medio de la imprenta, si mi manuscrito pereciese, podrían sobrevivir algunos ejemplares del citado periódico, donde serían los hechos sabidos de los que nos sucedan.»

¿Cuál es la finalidad de sus manuscritos? José Agustín Álvarez Rixo está convencido del poder transformador del conocimiento y de que este debe basarse en el establecimiento de una estrecha relación entre las novedades y las tradiciones útiles.