Obras

La obra de Álvarez Rixo asombra por su amplitud y variedad y en ella destacan las aportaciones de carácter histórico (Cuadro histórico de estas Islas Canarias o Noticias generales de su estado y acaecimientos más memorables, durante los cuatro años de 1808 a 1812; Varias noticias biográficas de algunos isleños canarios; Anécdotas referentes a la sublevación de las Américas en cuyos sucesos sufrieron y figuraron muchos isleños canarios). También son importantes sus contribuciones de carácter lingüístico, como Lenguaje de los antiguos isleños; Voces, frases y proverbios provinciales de nuestras Islas Canarias, con sus derivaciones, significados y aplicaciones y Vocablos isleños .

A estos trabajos se suman otros de índole antropológica (Usos y costumbres de los aldeanos de la isla de La Palma y La Gomera; Cabañuelas precedidas de una curiosa rueda astrológica antigua y esperimentada), agrícola y comercial, como los relativos a la introducción de nuevos cultivos y consejos para su explotación (El plátano; La cochinilla; Las papas; Morales, moreras y criazón de los gusanos de seda; El the; Guano; El comercio del siglo 18 y Colección de observaciones y noticias acerca de la pesca que hacen nuestras naves en la vecina costa de Africa). También escribe sobre geología (Descripción del volcán de Lanzarote en 1824; Descripción de distintas cuevas y cavernas existentes en estas Islas Canarias; Alteraciones físicas que han experimentado algunos puntos de la costa norte de esta isla de Tenerife desde principios del siglo) y se preocupa por algunos temas sanitarios (Noticias del origen y utilidad pública de las cuarentenas y de los lazaretos y también del establecimiento y atribuciones de las Juntas de Sanidad en estas Islas canarias). Entre sus escritos se encuentran además algunas creaciones literarias como Máscaras o como el lector quiera llamarlas.

El interés de Álvarez Rixo no parece conocer límites. Canarias es su universo temático y todas las islas poseen, en amplitud variable, un lugar en su obra: Usos y costumbres de los aldeanos de la isla de La Palma y La Gomera; Apuntes topográficos, estadísticos e históricos de la isla del Hierro; e Historia del Puerto de Arrecife, entre otros. Más numerosas son las contribuciones sobre Tenerife (Episodios referentes a la invasión de Santa Cruz) y, particularmente, las dedicadas al Puerto de la Cruz (Memorias de los sucesos más memorables acaecidos en el Puerto de la Cruz de la Orotava; Tradiciones de la casa denominada Cuartel Viejo; Anales del Puerto de la Cruz de la Orotava divididos en décadas empezando desde el año 1701; y Descripción del Puerto de la Cruz de la Orotava en la isla de Tenerife la más central de las Canarias).

En su afán por recoger todos los datos posibles y documentar todo lo que veía utilizó sus habilidades artísticas para – con sencillos dibujos y acuarelas, retratos y miniaturas- completar su relato de cuanto conocía.

José Agustín Álvarez Rixo no era pintor, pero sus numerosas obras pintadas o dibujadas poseen un gran peso visual y de contenido, lo que redunda en el complemento perfecto a sus manuscritos. Además de reproducir paisajes naturales, vistas urbanas y elementos arquitectónicos, interiores de estancias, imágenes sagradas y objetos para el culto, mapas, planos, etc., Álvarez hace uso también del retrato y de la miniatura para representar a algunos personajes destacados del momento, ofreciendo un sinfín de testimonios gráficos de todo aquello que podía tener interés.

Álvarez Rixo es un “poli-historiador” o un polígrafo (como se le suele llamar) si nos atenemos a la variada temática de sus escritos, que abarcan desde la narración histórica de hechos acaecidos en su entorno, historias locales y regionales, hasta biografías y relatos etnohistóricos; también orientará su investigación hacia campos y disciplinas como la lingüística o la arqueología y áreas de las ciencias naturales como la botánica, la agricultura, la geología…