Cuando mostrábamos a los visitantes el salón de plenos del Ayuntamiento del Puerto de la Cruz, donde cuelgan los retratos de alcaldes hechos por el exquisito José Carlos Gracia, siempre nos deteníamos ante el de José Agustín Álvarez Rixo (1796-1883), para explicar brevemente que había sido algo más que un regidor.

Seguir leyendo en El blogoferoz, 5 de junio del 2016